Laser Diodo

¿Qué es la depilación láser de diodo?

La depilación láser de diodo es un tratamiento estético y uno de los métodos más populares para reducir o eliminar el vello de manera permanente. Es la forma más eficiente, cómoda, económica y rápida para lucir una piel suave y sin vello. Si sufres de crecimiento excesivo de vello, de foliculitis o simplemente quieres librarte del vello de tu cuerpo o de tu rostro, la depilación láser es una excelente alternativa a otros métodos. No obstante, no existe solo un tipo de láser ni todos tienen el mismo nivel de eficacia.

La depilación láser de diodo de alta potencia es lo último en depilación láser y es con la tecnología que trabaja Centros Único. Se trata de un láser médico que permite obtener la máxima eficacia necesitando menos sesiones, siendo además aplicable en todos los tipos de pieles y durante todo el año. Al final de cada sesión habrás conseguido no solo eliminar más vello sino también ganar una piel más suave, más lisa y cada vez más flexible.

Ventajas

  1. Menos vello en menos tiempo
  2. Menos riesgos de lesiones en la piel (sistema de enfriamiento)
  3. Mejora la apariencia y calidad de la piel
  4. Mayor higiene corporal
  5. Menos sudoración y reducción del olor corporal
  6. Eliminación de pelos enquistados (elimina folículo piloso)
  7. Mejora de la capacidad hidro y aerodinámica (para deportistas)
  8. Favorece la cicatrización
  9. Más comodidad en masajes deportivos

 

PARA TU TRATAMIENTO DE DEPILACIÓN LÁSER…

  • null

    Evitar la exposición directa a los rayos del sol, si la piel se ha bronceado en los 10 días anteriores a la sesión, ésta no se realizará. La razón es que, el láser, ataca a la melanina del folículo piloso, y la piel no puede tener melanina activada recientemente porque puede absorber la luz láser.

  • null

    Evitar decolorar o arrancar el vello de raíz, en su defecto rasurar la zona. De lo contrario, el folículo no estaría presente en la sesión y sería ineficaz.

  • null

    Mantener una profunda hidratación en las zonas que se vayan a depilar.

  • null

    Se recomienda no tomar el sol pasados 5 días de la sesión. La exposición solar después de la sesión láser se puede realizar en el momento en que la piel no tenga ninguna alteración, rojez o irritación provocada por la depilación.

  • null

    Aplicar un protector solar mínimo de FPS30 antes y después de la sesión, especialmente en la zona facial.

  • null

    Puede hacer vida normal, ejercicio físico, ducharse y lavar la zona tratada, aunque deberá hacerse con suavidad y cuidado para no incrementar la inflamación enrojecimiento que se produce debido al tratamiento. Evite acudir a la sauna o el agua muy caliente en el baño hasta pasadas 24 horas.

    Recomendaciones

    Antes del tratamiento:

    • Hidratar la piel en profundidad tres días mínimo con crema post-láser Centros Único.
    • En caso de exposición solar o rayos UVA, advertirlo antes de cada sesión, para ajustar los parámetros del tratamiento.
    • No depilar las zonas a tratar con cera o pinzas un mes antes del tratamiento. Rasurar la zona perfectamente con cuchilla, excepto la zona facial, que la rasurará el operador láser el mismo día del tratamiento.
    • No aplicar productos de autobronceado la semana anterior al tratamiento, ni decolorar el pelo a depilar mínimo 15 días antes del mismo.
    • Tener la piel limpia y sin maquillar el día del tratamiento.
    • No usar cosméticos que contengan ácido glicólico o retinoico en los tres días previos al tratamiento, ni tampoco aplicar desodorante antes ni después de la sesión (zona axila).
    • Si la piel padece cloasma o tendencia a la hiperpigmentación, emplear despigmentante local durante las dos semanas previas al tratamiento.
    • En el caso de que se padezca herpes labial recidivante (más de una vez por mes), advierta al profesional que le atienda para iniciar el tratamiento de prevención el día anterior a la sesión.

    Después del tratamiento:

    • Utilizar crema protectora, mantener la piel hidratada.
    • Evitar inflamación de las zonas tratadas por aplicación inmediata de otros productos cosméticos que contengan alcohol.
    • No exfoliar ni frotar la zona depilada con guantes de crin o similares.
    • No realizar métodos de arranque del vello ni antes ni después de la sesión.
    • Evitar exposición solar intensa o rayos UVA durante los primeros 7 días posteriores a la sesión.
    • En caso de aparecer cualquier rojez, inflamación o cambios de coloración de la piel, acudir al centro para consulta. En ningún caso automedicarse.
    • No realizar ejercicios físicos, ni baños en piscinas, ni saunas en 24-48 horas.
    • No utilizar agua caliente en 24-48 horas.

     

     

    Contradicciones

    • Mujeres embarazadas o en periodo de lactancia.
    • Personas con trastornos inmunosupresores donde se evidencie una inmunodepresión real (tumores, VIH, etc.).
    • Personas con infecciones activas en la piel (herpes zóster o simple, varicela, impétigo contagioso, etc.).
    • Personas con trastornos que supongan un deterioro importante del estado de salud (fiebres) o que estén tomando Roacutan®, Tigason® o Neotigason@ (esperar 6 meses desde la última toma).
    • Personas enfermas de cáncer o siguiendo un tratamiento oncológico.
    • Desaconsejamos la depilación de zonas cercanas a los ojos, para evitar la entrada del láser en el globo ocular y el impacto en estructuras pigmentadas, como el iris o la retina.
    • Desaconsejamos también realizar el tratamiento en zonas de mal apoyo (zona interna de la oreja, oído, nazales), zonas mucosas o zonas con tatuajes.

     

    No te preocupes por…

    • La exposición solar y la piel bronceada, pero consulta siempre con el profesional antes de realizar tu sesión.
    • Si tienes piel más oscura o de raza negra, es posible depilarlas con láser de diodo.
    • Si te han diagnosticado psoriasis, no es un problema si está en situación no activa.
    • La toma concomitante de fármacos fotosensibilizantes.
    • La toma de otros medicamentos desde que se haga una prueba previa de la sensibilidad de la piel.
    • Afecciones neurológicas, como la epilepsia y otras.
    • La toma de anticonceptivos hormonales orales.
    • La posesión de marcapasos.
    • En caso de que te hayas realizado un transplante.